TOMEMOS LOS CÓMICS EN SERIO: El cambio de los superhéroes a través del tiempo

 

 

Batman es un conejo robot, Superman no tiene traje, Thor es una mujer, Falcon es el Capitán América. Vivimos en una época de cambios radicales, y muchas veces esos cambios nos parecen absurdos porque realmente muchos lo son. Lo que muchas veces no pensamos es que la versión de los superhéroes que amamos seguramente no es la versión original sino un producto de dichos cambios, el cual ahora después de tanto tiempo nos parece natural.

 

Superman-and-Wonder-Woman

 

Tomemos a Superman por ejemplo. En sus inicios era un benefactor social, defensor de los oprimidos que no era capaz de volar, en esos tiempos sólo podía saltar edificios de un sólo impulso. Lo que es más importante es que Superman a menudo no estaba a favor del sistema. Pasaron los años y hemos visto cómo Superman se vuelve el arquetipo del superhéroe patriota, un soldado, un yuppie, un héroe eléctrico, el símbolo de la esperanza, un inmigrante sin lugar, etc. Cada uno de estos cambios, por absurdos que parezcan, cumplen una función (involuntaria en un principio) esencial: Posicionar al hombre de acero como parte de nuestro inconsciente colectivo y de esa manera Superman es real.

 

Y es que muchos de estos héroes gracias a muchos años de publicaciones mensuales ahora tienen una tercera dimensión. Gracias a esta tercera dimensión sabemos lo que Batman y Spider Man harían y lo que no harían y lo que algunas veces podrían o no hacer. Algunos escritores han llegado a decir incluso que existe tanto bagaje cultural acerca de estos personajes que prácticamente se escriben sólos. En ocasiones sin embargo, estos héroes para seguir existiendo necesitan un cambio radical, un cambio que los mantenga en boca de las nuevas generaciones.

 

Estemos tranquilos, estos cambios cumplen con su función y desaparecen después de un tiempo. Porque, los personajes son más grandes que los escritores, los personajes son parte de un sistema caótico que siempre encuentra su camino, es como meter la mano en un río.

 

El cambio es inevitable, es parte del precio que se debe de pagar por la vida. Los superhéroes, para poder existir necesitan estar en constante cambio, a veces leve, y a veces se necesita cambiar el status quo por completo. La construcción de un personaje se hace a través de la de construcción de todas sus historias. Superman entonces no es la versión de John Byrne, ni la de Zack Snyder, ni siquiera la versión original de Jerry Siegel. Superman es la suma de todos las historias más lo que cada escritor quiso contar multiplicado por lo que nosotros quisimos entender. Los superhéroes entonces son reales y eso me llena de gusto.

 

Batman 41

Use Facebook to Comment on this Post