SPIDERGWENMANÍA- ¿Genialidad o mera acumulación?

Estábamos forSpiderGwenmados en la fila de la dulcería mi novio y yo, ambos cargando nuestras sudaderas y todo nuestro freakness veterano, realmente no esperábamos nada (y es que formarte a los treinta para ver Terminator Génesis representa de inicio una postura medio derrotista, aunque ese es otro tema) y estando ahí parada pude escuchar la conversación de dos veinteañeros que estaban detrás mío.

Su conversación fue más o menos la siguiente…

“Mira, haz de cuenta que él en esa historia era el Lagarto y se muere y ella se queda así como de ohh no lo pude salvar y se convierte en Spidergwen”, “¿neto?”, “sí, lo más cajeta es que pues todos los personajes son otros y así… yo creo que ahora que el Andrew Garfield ya no va a salir en las películas y van a
poner al otro chavito pues sí van a hacer referencia a ese comic porque ha tenido mucho éxito”.

Quienes saben en este punto de lo que están hablando estos imberbes jovenzuelos, conocen también, además de mis motivos para verlos feo y callarlos con la mirada, que están hablando del pequeño gran fenómeno Marvel llamado Spider Gwen.

Spider Gwen es un comic publicado en Febrero de este año, básicamente la chaqueta mental de un emokid llamado Robbi Rodriguez (sacado directamente de la academia más prestigiosa del internet: DeviantArt) y reescrito y ordenado por Jason Latour, un escritor de mediana experiencia al que continuamente se le encargan historias de universos alternos. Robbi Rodriguez tuvo la “¿genial?” idea de tomar los personajes originales del asombroso Hombre Araña, llevarlos a la Tierra 65 (una realidad alternativísima) y darles un giro a lo más melodramático que los adolescentes de esta generación tanto aclaman… ¿qué podemos decir? Peter Parker es el Lagarto, Gwen Stacy es picada por una araña radioactiva y se convierte en Spider-Woman, pero por cierto, toca en una banda que se llama las Mary Janes, ¿saben con quién?… ¡Adivinaron! ¡Con Mary Jane!

En un consenso personal he preguntado a varios compradores de este comic qué les ha parecido y lo que he encontrado me parece impresionante. Algunos de ellos solo lo tienen por moda, la ley de la oferta y la demanda nos dice que cualquier artículo o producto que se pone de moda en el mercado será aquel que se produzca y sobre produzca, inundándonos de tan agradables objetos de colección que probablemente en unos años no valgan más que las historietas de RBD. Otros compradores de Spider Gwen me han dicho que realmente el dibujo es muy malo y la historia no tiene nada más para ofrecer que los giros ya mencionados en este artículo, sin embargo, las portadas alternativas son las que los llevaron a conseguir números tan por arriba de su valor artístico o coleccionable.

Para el Spider Gwen #1 encontramos siete portadas variantes, ¿abuso, exageración, sano coleccionismo? En mi humilde opinión (not) nada de eso, más bien, acumulación de un público poco conocedor y muy emocionado de “coleccionar” ante una estrategia meramente mercadológica. Debo reconocer que hasta yo (si quisiera gastar mi sueldito) compraría la variante de Adam Hughes o la de J. Scott Campbell, artistas consagrados con un estilo y sello personal, pero solo para ver las portadas, ya que
adentro no encontraré ningún contenido que nutra mis ganas locas de genialidad entre viñetas.

SpiderGwen 2

Sketch de portada de Frank Cho (parodia de la imagen anterior a propósito de la Spidergwenmanía).

Muestra de esta “locura” por la Spidergwenmanía fue el sketch que Frank Cho realizó, a manera de parodia por aquellas sensuales imágenes que Milo Manara hiciera de Spider-Woman.

Milo Vanara

Spider Woman de Milo Manara (portada que nunca vio la luz ya que fue acusada de sexista).

 

Aún más loca la respuesta en Twitter por parte del “original” chico de cabellos púrpura Robbi Rodriguez:

Twitter Meli

Decía algo así (con todo y errores gramaticales): “Aquí está mi opinión acerca del sketch de portada de Frank Cho. Estás dibujando fotos sucias de una de mis hijas. Serás suertudo si nunca te encuentras conmigo. #spidergwen”.

Sin importar el éxito que se pueda tener con un comic #másomenosoriginal, un artista #másomenosoriginal no puede amenazar a una leyenda como el señor Cho solamente por parodiar una situación #másomenosoriginal, eso me parece más retorcido que la Tierra 65, que las siete portadas, que las Mary Janes y que la sonrisa de Terminator.

Para GO EL MONITOR GEEK, WAXXING GIBBOUS

Screen Shot 2015-07-08 at 7.33.35 PM

 

Use Facebook to Comment on this Post