(Video y texto) Aquella vez que los 4 Fantásticos salvaron a Marvel de la bancarrota.

 

Era el año de 1960. DC Comics acababa de entrar en la etapa que después sería llamada “La era plateada de los cómics”. En esta etapa DC revitalizó a muchos de sus personajes que tenía olvidados como Flash, Green Lantern y otros, dándoles el origen y apariencia que hoy en día conocemos. Marvel por su lado, había dejado a un lado a los superhéroes y se concentraba más en publicar historias de terror, las cuales parecían estar vendiendo medianamente bien.

Fantastic Four2

En estos tiempos Stan Lee era un escritor cansado con su trabajo, llevaba casi 20 años trabajando para Marvel y vivía en una época en la que ser escritor de cómics era visto tan mal, socialmente hablando, que era equiparable con ser productor de pornografía. Además de esto, Stan Lee regularmente seguía las indicaciones creativas de sus jefes (los cuales no tenían muy buen gusto) y no escribía historias que le gustaran realmente. En este momento de la historia, Stan Lee estuvo a punto de renunciar a Marvel.

Pero el destino intervino, y es que casualmente DC comenzó a publicar un cómic en el que juntaba a varios de sus superhéroes en una historia llamada La Liga de la Justicia. Este cómic comenzó a tener excelentes ventas y eso llamó la atención de Marvel. Resulta que casualmente un ejecutivo de DC jugaba golf con un ejecutivo de Marvel, el primero comenzó a presumir los logros económicos que estaba haciendo con La Liga de la Justicia, así que el segundo no quiso quedarse atrás.

Fue en ese momento cuando los directivos de Marvel decidieron comisionar a Stan Lee para escribir una historia acerca de un equipo de superhéroes, ya que “eso es lo que la gente quiere, eso es lo que vende”. Como Stan Lee estaba a punto de renunciar quiso por primera vez hacer la historia exactamente como él quería, como a él le gustaría leerla (podemos agradecerle a su esposa Joan por darle ese consejo).

Fantastic Four2Stan escribió entonces una historia de ciencia ficción acerca de personajes que eran familia, y que no siempre se llevaban bien; una historia acerca de personas que no querían tener poderes, poderes que eran vistos más como una maldición y menos como un don. Fue entonces cuando vimos el nacimiento del superhéroe moderno con Los 4 Fantásticos.

Los 4 Fantásticos se convirtieron en un éxito inmediato, Marvel obtuvo jugosas ganancias con el título y Stan Lee se quedó a trabajar en Marvel para escribir después a héroes con esta misma fórmula. Podemos agradecerle a los 4 Fantásticos el nacimiento de Hulk, Thor, Spider-Man, los X-Men y muchos otros.

En una época en donde los 4 Fantásticos parecen no recibir el cuidado que se merecen por parte de FOX o de Marvel, vale la pena recordar que ellos nos dieron una época de grandes historias, grandes personajes y grandes superhéroes.

 

 

Use Facebook to Comment on this Post